Un kilo de lana virgen

Una tarde paseando por Madrid no sé cómo acabamos en la Plaza Mayor y para nosotras éso no es sinónimo de bocadillo de calamares sino visitar la mítica tienda “El gato negro”.

Para las que no la conozcáis es una tienda “de toda la vida” donde venden lana al peso. Está en la zona centro de Madrid, en la calle La Sal (una de las entradas a la Plaza Mayor) y es una de nuestras visitas obligadas.

thumb_DSCN0408_1024

En nuestra última parada en la tienda encontramos una gran cesta donde había un cartel de rebajas, y claro, no pudimos resistirnos! Lo cierto es que compramos 1 kilo de lana virgen en color blanco roto por 10 euros, un precio más que atractivo, y allá que nos fuimos a continuar con nuestro paseo con el kilo de lana.

No sabíamos que haríamos con ella y esa bolsa llena de madejas ha estado en casa esperando a que decidiéramos que íbamos a tejer.

    Un día mi madre, cansada de ver cómo no nos poníamos manos la obra, comenzó a ovillar las madejas y decidió que esa madejas las tejería ella.

    Mi madre fue quien nos enseñó a tejer y con la excusa de que nos quedáramos en casa las frías tardes de invierno, consiguió aficionarnos a la lana.

    Este jersey no sigue ningún patrón,  la liguilla es de punto de arroz y para el resto ha utilizado la técnica del punto bobo (ideal para poder  ver películas a la vez). Para una talla 42 hemos empleado 600 gramos de lana virgen con una aguja del numero 5.

La lana tiene un tacto muy agradable, suave y cálida, ideal para tejer en las tardes frías de invierno.

Un beso y hasta el próximo post.

 

 

 

Anuncios

Manoplas de Punto

 DSC_0026

Ya esta aquí la Navidad!

Cuando llega esta época del año disfrutamos mucho paseando por las calles viendo las luces, tomando un chocolate caliente, en las reuniones familiares, no encanta el turrón chocolate, ver las noticias de las nevadas que caen por España, las películas de Navidad, esas donde se produce un milagro muy predecible y echan en televisión año tras año, encender la chimenea, tejer en familia, el pavo que cocina nuestra abuela, …

Este fin de semana ha sido un adelanto de todo esto, hemos decorado la casa, tejido en familia y nos hemos preparado para lo que viene. Entre otras cosas hemos tejido estas manoplas ideales para utilizarlas en los días de invierno. Queríamos compartirlas con vosotr@s, aquí os dejamos las fotos.  Hemos utilizado cotton merino de drops en color Mostaza y agujas circulares nova metal del 3.5.

page

Un beso y hasta el próximo post!

Calcetines

DSC_0171

Queríamos compartir con vosotr@s nuestra experiencia tejiendo calcetines. Durante mucho tiempo nos resistimos a tejerlos, veíamos esas agujas tan pequeñas que pensábamos que seria una labor de las que acaban desesperándote, pero nada más lejos de la realidad. Nos hemos enganchado! no podemos parar de tejer calcetines! Estos fueron los primeros que hicimos, pero después de este par han venido muchos más. Utilizamos lana fabel de drops en color rosa ensueño y unas agujas de doble punta del 2.5.

DSC_0172

Hemos seguido el patrón de SionaLand. Es un patrón muy sencillo,  con instrucciones muy detalladas, así que si nunca has tejido calcetines te recomendamos visitar la web de Siona.

Estos han sido los primeros, pero no los últimos, ya os iremos enseñando otros modelos que hemos tejido.

Uno de las mayores dudas que teníamos cuando comenzamos era si tejeriamos sólo el primer calcetín, y es que es muy conocida entre las personas aficionadas al punto “la maldición de segundo calcetín”, de momento parece que nosotras nos hemos librado de ella, y esperemos seguir así.

Gracias por leernos! besos para tod@s!

buena

Abriendo el baúl de los recuerdos

Nos encanta el Otoño! pero es un engorro sacar la ropa de verano y dejar sitio para la de invierno. Este año hemos dado un paso más y nos hemos atrevido a abrir el baúl de los recuerdos, es decir el típico altillo donde acaban algunas prendas que sabes que jamas volverás a utilizar pero que por algún motivo sentimental guardas con mucho cariño. Aparecieron estos jerseys y comenzamos a recordar esas tardes de domingo eramos cuando pequeñas y aprendimos a tejer con nuestra madre mientras saboreábamos un cola cao caliente.

No sabemos el tiempo que tienen estas prendas, pero seguro que más de 20 años. Las hemos guardado con mucho cariño. Las tejió mi madre con resto de lanas que teníamos de otras labores.

Pensamos que todo lo hecho a mano es único y de gran valor no solo por la calidad del tejido o por el trabajo que hay detrás, sino por su historia, por los recuerdos de épocas pasadas y los sentimiento que despierta en cada uno de nosotros. Hoy os enseñamos estas fotos porque queremos compartir con tod@s vostr@s nuestra ilusión por recordar aquellos momentos en familia que en algún momento todos hemos vivido con nuestros padres y que en un futuro viviremos con nuestros hijos, sobrinos o amigos.

100_5291 100_5293