Un kilo de lana virgen

Una tarde paseando por Madrid no sé cómo acabamos en la Plaza Mayor y para nosotras éso no es sinónimo de bocadillo de calamares sino visitar la mítica tienda “El gato negro”.

Para las que no la conozcáis es una tienda “de toda la vida” donde venden lana al peso. Está en la zona centro de Madrid, en la calle La Sal (una de las entradas a la Plaza Mayor) y es una de nuestras visitas obligadas.

thumb_DSCN0408_1024

En nuestra última parada en la tienda encontramos una gran cesta donde había un cartel de rebajas, y claro, no pudimos resistirnos! Lo cierto es que compramos 1 kilo de lana virgen en color blanco roto por 10 euros, un precio más que atractivo, y allá que nos fuimos a continuar con nuestro paseo con el kilo de lana.

No sabíamos que haríamos con ella y esa bolsa llena de madejas ha estado en casa esperando a que decidiéramos que íbamos a tejer.

    Un día mi madre, cansada de ver cómo no nos poníamos manos la obra, comenzó a ovillar las madejas y decidió que esa madejas las tejería ella.

    Mi madre fue quien nos enseñó a tejer y con la excusa de que nos quedáramos en casa las frías tardes de invierno, consiguió aficionarnos a la lana.

    Este jersey no sigue ningún patrón,  la liguilla es de punto de arroz y para el resto ha utilizado la técnica del punto bobo (ideal para poder  ver películas a la vez). Para una talla 42 hemos empleado 600 gramos de lana virgen con una aguja del numero 5.

La lana tiene un tacto muy agradable, suave y cálida, ideal para tejer en las tardes frías de invierno.

Un beso y hasta el próximo post.

 

 

 

Anuncios